¿Qué es la Apostilla de La Haya?

Cuando hemos de presentar un documento oficial español en un organismo extranjero o un documento extranjero en España es muy probable que nos soliciten que vaya apostillado, y mucho más probable que no nos suene el participio ni sepamos de qué nos hablan. Entonces ¿qué es y para qué sirve la Apostilla de La Haya? En primer lugar, tranquilos, en realidad es más sencillo de lo que parece. En el siguiente artículo intentaremos explicarlo.

El trámite de legalización única o Apostilla de La Haya consiste en colocar una apostilla o anotación en un documento público (expedido por un organismo oficial o por un notario) que certifica la autenticidad de la firma que la autoridad competente ha plasmado en el documento. Es algo así como sacarle un pasaporte a su documento, una forma de demostrar su validez fuera de sus fronteras.

Sello e impresión de la apostilla de la Haya

¿Necesito que mi documento lleve la Apostilla de La Haya?

Depende. Están sometidos a este requisito los  documentos públicos que hayan sido expedidos en cualquiera de los países firmantes del Convenio de La Haya de 1961, entre ellos España, Portugal, Francia, Alemania, Italia, Reino Unido y otros países europeos, así como China, Ecuador y otros países asiáticos y de Latinoamérica. Se puede ver el listado completo aquí.

Con la Apostilla de La Haya ya no es necesaria la legalización diplomática y consular de los documentos públicos de cualquiera de los países firmantes, y deben ser reconocidos como válidos en el resto de países adheridos al Convenio.

Se considera que son documentos públicos:

  1. Los expedidos por una autoridad o funcionario del Ministerio Público o por un secretario, oficial o agente judicial.
  2. Documentos administrativos.
  3. Documentos privados que lleven una certificación oficial (del registro, autenticaciones oficiales y notariales…)

¿En qué momento pongo la Apostilla en mi documento?

La Apostilla de La Haya siembre se debe tramitar antes de realizar la traducción jurada de los documentos, ya que deberá reflejarse también en la traducción. Lo más recomendable es realizar siempre este trámite antes de abandonar el país de origen del documento para ahorrarse costosos y tediosos trámites posteriores.

¿Se apostillan las traducciones juradas?

Es una de las preguntas más recurrentes que nos hacen. La apostilla es una especie de pasaporte internacional del documento, por lo que no es necesaria para validad la traducción en sí, sino para validar internacionalmente el documento original que luego se puede traducir o no. En nuestro país las traducciones juradas están exentas de legalización y son válidas sin ningún trámite adicional. En caso de que la traducción jurada expedida por un traductor jurado español vaya a enviarse fuera de España, conviene preguntar siempre.

Nuestra recomendación

Conviene informarse antes de salir del país de toda la documentación que nos será necesaria para realizar los trámites oportunos (solicitar el permiso de residencia o la nacionalidad, contraer matrimonio, etc.) y de si dicha documentación deberá llevar o no la Apostilla de La Haya u otro tipo de legalización. Así se consiguen agilizar otros trámites como el proceso de traducción jurada de los documentos. Si nos piden un documento cuando ya nos encontramos fuera de nuestro país y tenemos dudas al respecto, lo mejor es consultar siempre con el organismo que nos solicita el documento y con el consulado de nuestro país para asegurarnos de cuáles son los pasos a seguir.